Pablo Martinez Gamarra
Pablo Martinez Gamarra
*minutouno.com te ayuda a recordar a aquellos jugadores que prometieron ser figuras, pero que sin embargo no tuvieron suerte y quedaron en el olvido.
*Te invitamos a que pases, leas y sepas que es de la vida de ese jugador al que se le perdió el rastro.
*En la tercera entrega, Joaquín Irigoytía.

El 28 de abril de 1995, Joaquín Irigoytía tocaba el cielo con las manos, la Selección argentina sub 20 ganaba el Mundial de fútbol de la categoría en Qatar, era elegido el mejor arquero del torneo y se perfilaba como un arquero con mucho futuro. Pero…


 


Si uno lee los nombres de los jugadores de aquel equipo, seguramente recordará que a más de uno se lo calificó como promesa. Nombres como Francisco “Panchito” Guerrero, Sebastián Pena, Gustavo Lombardi, integraban una lista de la que el único que transformó esa presión en realidad, fue el capitán, Juan Pablo Sorín.


 


El gran torneo que disputó, y las bajas actuaciones de Germán Burgos, hicieron que el debut del “Vasco” en el arco de River, no se hiciera esperar.


 


Tuvo buenos partidos defendiendo el arco millonario, pero en el año 1996, el DT del equipo, Ramón Díaz, decidió darle una nueva oportunidad al “Mono” Burgos, fue por eso que Irigoytía quedó relegado, situación que empeoró cuando llegó al equipo, Roberto Bonano.


 


El arquero sintió que si quería confirmar todo lo que de él se decía, necesitaba minutos en cancha, razón por la que aceptó una propuesta del fútbol español, más precisamente del Hércules de Alicante, pero tuvo un semestre para el olvido, y volvió a River, dónde tampoco tendría posibilidades, lo que lo hizo emigrar a Colón de Santa Fe. La cuesta abajo había comenzado.


 


En el equipo santafesino alternó buenas y malas actuaciones, pero el momento en el que tocó fondo fue el 6 de septiembre de 2002, día en el que Colón en su visita a Independiente perdió por 7-1; si bien Irigoytía no fue el culpable exclusivo de la derrota, para el currículum de un arquero no es de lo mejor recibir una cantidad tan abultada de goles. Después de ese torneo, seguiría con su paso intrascendente por varios equipos: Cerro Porteño, Almagro y Lanús.


 


Fue así que en 2006 llegó a Aldosivi de Mar del Plata donde pudo acumular minutos de juego y mostrar el nivel que en su momento hizo que lo tildaran de promesa. Pero, lamentablemente para él, aparecieron las bajas actuaciones que lo relegaron al banco de suplentes. Esto colmó su paciencia y terminó rescindiendo su contrato.


 


Actualmente Irigoytía no tiene club, transformándose así en una víctima más de aquel gran equipo del 95 dirigido por José Pekerman, y que inició un camino lleno de satisfacciones para el entrenador, pero no para muchos de sus dirigidos.


 


 


Agradecemos a la gente de En una baldosa por la información.