*

06 de enero de 2010 - 10:17

Se suicida una nena por no poder seguir en un programa de televisión

Su padre le había prohibido seguir bailando y participando de estos concursos porque le quitaban tiempo para el estudio.
Neha Sawant
La pequeña Neha Sawant, que formaba parte de un grupo musical infantil llamado Dream makers, ya había participado con anterioridad en dos concursos de jóvenes talentos de la televisión india. Según su entrenador, la niña poseía "un talento inmenso" y estaba entusiasmada con la idea de convertirse en una estrella cuanto antes. Sin embargo, hace unos meses su padre le prohibió que continuase dedicando tanto tiempo a las clases de baile y a prepararse para este tipo de concursos, porque ello le obligaba a dejar de lado sus estudios.

La pequeña de 11 años apareció ahorcada en su habitación y según la Policía de Bombay usó su propio pañuelo para ahorcarse, aprovechando que sus padres y hermanos estaban fuera de casa.

Los padres de Neha afirman que la niña había aceptado de buen grado la prohibición y que nunca presentó síntomas de depresión o enfado. "No creo que su terrible decisión tenga que ver con dejar de bailar, porque ya hace mucho tiempo que se lo dije y ella lo aceptó", declaró su padre. Hasta el mes de marzo del año pasado, Neha solía acudir a clases de baile y actuaba en funciones escolares mientras se preparaba para participar en concursos de la televisión. Según las personas cercanas a Neha, a veces actuaba como bailarina junto a grupos de adultos, algo que no gustaba a su padre.

Este suceso provocó un amplio debate en la India sobre la exposición de los más pequeños a los riesgos y exigencias de una fama temprana. Los programas de competición de talento son enormemente populares en la India, especialmente aquellos en los que participan niños mostrando sus habilidades como cantantes, acróbatas o bailarines.

Un representante de la cadena de televisión Zee desecha cualquier relación entre casos como el de Neha y la existencia de este tipo de programas, diciendo que "desde que existe la televisión ha habido concursos de niños artistas, y nadie ha pensado jamás que esto represente un peligro para el equilibrio emocional de los pequeños".

Por su parte, la psicóloga infantil Vanita Markandaya asegura que "algunos padres son demasiado exigentes con el rendimiento de sus hijos y dejan caer sobre ellos una presión insoportable. Otros, en cambio, dejan que los niños prueben suerte y más tarde cambian de opinión por conservadurismo o miedo al fracaso y eliminan de repente algo que para el pequeño se ha convertido en un estímulo y una ilusión. Ambos comportamientos pueden ser catastróficos".

Vos, ¿qué opinás?

Otras Relaciones

Lo que más te interesa

 
Comentar esta nota