*

05 de marzo de 2010 - 19:59

Merlina Licht: "El cáncer no me impide proyectar una vida feliz"

Admite que lo primero que hizo fue comprarse una peluca, pese a que no le aplican quimioterapia. Revela cómo tomaron la novedad sus padres y sus dos hijos adolescentes.
Merlina-licht

 "Negocio todos los días con la enfermedad. Rezo, hago ejercicio y meditación activa contra el enemigo", revela Merlina Licht, la mediática abogada y panelista de Mañaneras, a quien le diagnosticaron cáncer de estómago en diciembre pasado.


 


El encargado de trasmitirle la dura noticia fue su marido, Luis. Y la frase fue: "Mirá mi amor, lo que vos tenés es cáncer de estómago".


 


Merlina recuerda que lloró, sintió pánico a morir y rabia por la novedad. "En el shock, creés que el cáncer es un pacman que te va devorando minuto a minuto. Pero es un momento. Después me coloqué en positivo. Leo mucho acerca de lo que me pasa", afirmó en un reportaje a la revista Gente.


 


Madre de dos hijos de 13 y 20 años, Merlina empezó a sentirse mal en octubre del año pasado: tenía molestias al tragar tanto sólidos como líquidos, perdió peso y sentía dolor de pecho. Se hizo análisis de sangre y de orina, y los resultados fueron buenos.


 


Los médicos le dijeron que podía ser estrés, pero ella no se conformaba: "¿Por qué voy a tener estrés si tengo una linda familia, hijos hermosos y buenos, un marido al que amo, hago lo que me gusta y soy feliz?", se preguntaba.


 


Tiempo después, y de manera casual, le comentó lo que le ocurría a un médico oncólogo, amigo personal de ella, quien le recomendó una endoscopía. Allí se confirmó que tenía un tumor.


 


La operaron con la intención de extirparle el estómago y unirle el intestino con el esófago. Pero el cirujano decidió no seguir adelante cuando advirtió que la situación podía empeorar su tocaba la zona.


 


"Desde aquella intervención a la fecha, la cosa fue mejorando. Aunque sabemos que todo puede variar, no me pienso entregar ni volver a pensar ¿por qué a mí? Es un tipo de cáncer raro, que se da en países como Japón y Perú y en hombres ancianos", asegura.


 


Igualmente, admite que lo primero que hizo fue comprarse una peluca, pese a que no le aplican quimioterapia. "Para mí la estética es fundamental. Por sobre todas las cosas soy mujer", bromea.


 


"Creo que una vez que te toca no te curás. Nunca más vas a estar limpio. Pero se puede hacer crónico y convivir con él, como pasa con la diabetes o la hipertensión", señala.


 


Merlina confiesa que les contó personalmente la noticia tanto a sus padres como a sus hijos, y que no quiere que su familia esté detrás de ella "como si fuera alguien que está imposibilitado".


 


"Sentí que mis padres pensaron 'No hay por qué perder la esperanza; la nena se va a arreglar'", dice. Y reafirma: "Basta de hablar del cáncer sin nombrarlo, de sentirlo como un tema tabú. Mi intención es dejarle un mensaje a la gente, para que no se paralice si se entera de que lo padece. A mí el cáncer no me va a impedir proyectar una vida feliz".

Otras Relaciones

Lo que más te interesa

 
Comentar esta nota