EFE
EFE
*Les dio de beber el producto mezclado con picante y combustible de encendedores.
*Podría ser condenado a cinco años de prisión.
Un hombre estadounidense admitió hoy haber contaminado la sopa que les dio de beber a sus hijos, un varón de 3 años y una niña de 18 meses, con el propósito de demandar a la empresa fabricante.

Según el fiscal de la causa, David Nahmias, William Allen Cunningham admitió que puso sustancias peligrosas en la sopa que dio de tomar a sus dos hijos y después llamó a la empresa fabricante, "Campbell Soup Co.", para quejarse por tan mal producto.

Las investigaciones sobre la comida establecieron que la sopa contenía picante y combustible de encendedores. En tanto que también determinó que Cunningham en otra oportunidad había suministrado, a fin de controlarlos, medicamentos para la depresión a sus hijos.

El padre amoroso y, por tanto, ejemplar estadounidense podría, por tamaña muestra de amor, ser condenado a 5 años de cárcel, aseguraron fuentes policiales.