El jefe de Gobierno aseguró que el diputado tiene "una ambición que no es coherente con lo que se propuso en las elecciones pasadas".
Lo que supo ser una alianza entre Mauricio Macri y Francisco de Narváez se muestra cada vez más como una pelea. El jefe de gobierno porteño dijo que diputado nacional trabaja “para un proyecto personal” que “no es coherente con un proyecto global”.

"Su ambición es entendible, pero no es coherente con lo que proponíamos en las elecciones pasadas con un proyecto global. Pero él sigue trabajando en un proyecto personal", criticó Macri a su ex aliado.

La competencia es entendible, ambos aspiran a ser presidentes. De Narváez  confirmó que confirmó que se presentará ante la Justicia con competencia electoral para que se determine si puede ser candidato.

El dirigente del Peronismo Federal aseguró: "Voy a arrancar por un juez de la Justicia federal, que atiende los temas electorales", explicó.La Corte Suprema —dijo— decidiría recién en última instancia.

Para De Narváez es un impedimento el hecho de haber nacido en Colombia y que sus dos padres son extranjeros, por lo que la Constitución Nacional no le permite ser candidato. El diputado argumenta que son los tratados internacionales con rango constitucional los que lo habilitan.

"Tiene que ver con el derecho que tengo, que lo quiero defender, de poder ser candidato. Si la interpretación es positiva, no quiere decir que voy a ser candidato porque debe surgir del consenso del espacio que uno representa", sostuvo.