Pese a la expectativa, el fenómeno se produjo sólo 16 veces en los últimos 142 años.
La tormenta de Santa Rosa arriba, año a año, cinco días antes o después del 30 de agosto. Al menos, cualquier lluvia que suceda dentro de esa franja es considerada como una de las precipitaciones más afamadas de la región.

Sin embargo, un estudio presentado por el Observatorio del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de Villa Ortúzar, advierte que entre 1861 y 2003, el fenómeno sólo se produjo 16 veces. Entonces, ¿qué es lo que hace falta para que llegue Santa Rosa?

Desde el punto de vista meteorológico, la tormenta es, en términos generales, una descarga abrupta de electricidad atmosférica. En invierno, el fenómeno no es frecuente dado que es necesaria la disponibilidad de energía en el subsistema austral climático terrestre.

¿Cuándo sucede esto? Conforme el hemisferio sur comienza a acercarse al Sol, gracias al movimiento de traslación terrestre, la interacción con la estrella comienza a producir cambios en la circulación atmosférica regional. La presencia de aire cálido y húmedo del norte, con la radiación solar creciente y la aparición de perturbaciones sinópticas del oeste, son las condiciones necesarias para que se produzca la tormenta.

El pronóstico realizado por el SMN para la jornada de hoy no incluye algunas de las características que propiciarían la llegada de Santa Rosa. Al parecer, la Capital Federal y el conurbano bonaerense presentarán nubosidad variable, tiempo inestable y una baja probabilidad de lluvias y lloviznas para la noche. En tanto, se pronostican vientos moderados desde el noreste con una temperatura mínima prevista en 7 grafos y una máxima en 17.

Para la jornada de mañana, se prevé nubosidad variable con tiempo inestable y probabilidad de lluvias aisladas por la mañana. En tanto, se pronostican vientos leves del sudeste cambiando a moderados del sector sur y temperaturas que oscilarán entre los 11 y 17 grados.