DyN
DyN
El objetivo del Gobierno es que exista un “plan armonización de funcionamiento” militar.
A partir del año próximo se aplicará una nueva estructuración a las Fuerzas Armadas con el objetivo de obtener una “plena armonización de funcionamiento” y un “ordenamiento para definir con mayor claridad” el organigrama del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

La renovación se enmarca en la resolución 1633 firmada por Nilda Garré antes de dejar el Ministerio de Defensa para hacerse cargo de la flamante cartera de Seguridad.

“Apruébese la matriz común para la estructura orgánico-funcional de la conducción superior de las Fuerzas Armadas”, indica el artículo primero de la norma.

De acuerdo con la iniciativa, “se suprimirán los comandos intermedios carentes de finalidad práctica y se deberán reducir al mínimo y normalizar las estructuras administrativas y burocráticas” de las instituciones castrenses.

En ese sentido, dejarán de funcionar los tradicionales Cuerpos del Ejército, que pasarán a denominarse I, II y III División del Ejército y dependerán de un Comando de Adiestramiento y Aislamiento.

Una similar estructura tendrán la Marina y la Fuerza Aérea.

El Ejército comenzó en los últimos días a implementar esta nueva matriz de organización y puso ayer en funciones al comandante de Adiestramiento y Aislamiento, general Jorge Tellado, quien también tendrá bajo su mando la Fuerza de Despliegue Rápido.

Los cambios, según los fundamentos de la resolución, se basan en "las modificaciones y readecuaciones necesarias en sus respectivas estructuras de las FF.AA con el objeto de asegurar la plena armonía de funcionamiento, cuidando que el concepto de especificidad de cada institución castrense no incida negativamente en la coordinación de esfuerzos, interoperabilidad y la efectiva integración del instrumento militar".