La Presidenta realizó este domingo un fuerte descargo tras la conversación telefónica que mantuvo con Mauricio Macri por la ceremonia de traspaso de mando. Repasá los mejores fragmentos.
- "Debo confesar que me sorprendió la exaltada -eufemismo de gritos- verborragia del Presidente Electo".

- "Tuve que recordarle que más allá de nuestras investiduras, él era un hombre y yo una mujer, y que no me merecía que me tratara de esa forma".

- "No soy su acompañante".

- "El 10/12 no es su fiesta de cumpleaños sino el día que asume como Presidente de todos los argentinos en un sistema democrático al que hay que respetar y que su símbolo mayor es la Asamblea Legislativa donde jura como Presidente y donde quien termina su periodo le entrega el mando".

- "No pienso seguir tolerando en silencio, como hasta ahora, el maltrato personal y público que me viene dispensando desde el mismo día en que lo invité a Olivos".

- "Debo reconocer que el maltrato de esa llamada telefónica que me hiciera el Presidente Electo me resultaba inexplicable y casi increíble".

- "Lo de ayer no fue una llamada telefónica para hablar sobre ninguna ceremonia, fue simplemente una operación mediática en donde la sociedad debía leer: 'Macri le ordenó a Cristina que tenía que entregarle la banda y bastón en la Casa Rosada'".

- "La autoridad, no la imagen, no se logra en una ceremonia de trasmisión de mando y mucho menos gritándole a una mujer por teléfono".

- "Los canteros del parque que rodean al espejo de agua frente al chalet presidencial están recién sembrados de flores de un solo color: amarillo, el color preferido del Presidente Electo".