Jennifer Pratzer, su dueña, decidió utilizar la cocina de su casa para explicarle a la cabra de qué manera podía saltar. El animal copió los movimientos de la mujer en una filmación que se puede observar el YouTube y que rápidamente se viralizó en las redes sociales.