Cristina Kirchner brindó su último discurso oficial como Presidenta. Junto al mandatario de Bolivia, Evo Morales, la jefa de Estado dejó inaugurado el busto de Néstor Kirchner y pidió al nuevo gobierno "poner los intereses del país por sobre todo alineamiento de afuera". Una multitud la aguarda para despedirla.
La presidenta Cristina Kirchner advirtió este miércoles en su último acto antes de la finalización de su mandato que en los próximos años "la gente va a defender los derechos adquiridos en estos doce años, más allá de la marchas y contramarchas de la historia en la región".

Al descubrir un busto del ex presidente Néstor Kirchner, Cristina lo recordó como el hombre que "construyó una nueva Argentina desde las ruinas en las que la había recibido". La Presidenta se expresó así en la Casa Rosada, donde encabezó junto a su par de Bolivia, Evo Morales, su último acto oficial como jefa de Estado.

"Fue el presidente que en toda la historia obtuvo la menor cantidad de votos sin embargo fue a partir de sus convicciones, de su coraje y visión estratégica que construyó una nueva Argentina desde las ruinas que había recibido" recordó Cristina y evocó los 10 años en que junto a otros mandatarios de la región rechazaron en Mar del Plata el ALCA que el entonces presidente estadounidense George Bush intentó imponer.

Último acto de Cristina Kirchner
"Lo hizo no desde una visión ideologizada como algunos creen sino porque sabía que algunas asociaciones comerciales implican llenarnos de productos de alto valor agregado de afuera y convertirnos a nosotros sólo en productores de materias primas y sin trabajo para los argentinos" advirtió y recordó: "no es cuestión de ideologías, sino de defender los intereses de la Nación y de su pueblo, no de ideologías".

"La región atraviesa hoy un momento diferente, ya no están ni él ni Hugo (Chávez), partieron, y vemos que se intenta y en algunos casos se logra cambiar lo que hemos logrado, pero la gente va a defender cada uno de esos derechos adquiridos durante estos más de 12 años más allá de las marchas y contramarchas de la historia de la región", siguió y señaló que "la historia no es una línea recta, muchas veces ondula, va en distintas direcciones y a veces parece retroceder, pero en la historia de los pueblos está vibrante siempre la lucha por la emancipación".

Y advirtió: "Hay una agenda que no es nacional, se puede observar en distintos puntos de la región, hay una agenda que desde afuera se ha escrito para la región y que pivotea sobre tres ejes fundamentales, un eje que es el de la hegemonía mediática, para pelear el sentido cultural y la batalla de las ideas; un eje político interno y una tercera pata que en otros tiempos fueron las dictaduras y que ahora tal vez fue sustituido por lo que yo llamo el partido judicial. Se puede ver claramente cómo se opera en los distintos países de la región, no crean que aquí hay originalidad, nunca fueron originales, siempre copiaron o repitieron o acataron lo que les dijeron desde afuera".

"Por eso les pido que cuiden a la Argentina, tenemos que tener la claridad y la inteligencia de saber que tenemos que poner los intereses del país por sobre todo alineamiento de afuera" dijo y concluyó: "La tarea sigue, porque no hay que confundirse, el lugar natural de un militante no es el gobierno, siempre es junto al pueblo, junto a la gente, por eso creo que el trabajo sigue con más fuerza que nunca".