Mientras daba su último discurso como presidenta, Cristina Kirchner se detuvo este miércoles por un momento luego de que su nieto, Néstor Iván, le dijera que la amaba. "Estoy preocupada, le gustan mucho las cámaras y los aplausos", bromeó la mandataria.