En su personaje de Gilda, la actriz protagonizó una divertida situación con un hombre muy parecido a su ex pareja. "Ay, es igual", decía entre líneas. ¡Mirá!

Así como sucedió con un video en el casamiento de Tomás y Esperanza, en Esperanza Mía se volvieron a nutrir de elementos de lo "real" para condimentar la historia, en pequeños pasajes que hacen guiños a un público cómplice, consumidor de telenovelas pero también de las noticias del espectáculos.

Seguí leyendo en RatingCero.com