Desde temprano las inmediaciones del Congreso comenzaron a poblarse. En la plaza, miles de militantes palpitaron la ceremonia de asunción, mientras que en el interior del Palacio Legislativo se ultimaban los detalles.