El flamante mandatario no cambió lo que ya es una cábala: bailó al ritmo de "No me arrepiento de este amor", de Gilda, esta vez en el balcón de la Casa Rosada.

BAILA MACRI