Un visitante del zoológico de Barcelona, en España, decidió hacerle un truco de magia a un orangután. Y la reacción del animal fue maravillosa: se empezó a reír sin parar. La escena quedó registrado en un video.