Un juez había decidido que la letra de la canción popular no tiene dueño, pero ahora la compañía que posee los derechos de la música caducó en sus pretenciones de copyright.
La compañía discográfica Warner - Chappell cerró un acuerdo extrajudicial esta semana con los músicos y productores audiovisuales por las regalías de la interpretación de la canción "Feliz cumpleaños", al menos dentro de los Estados Unidos.

El juez del caso, George H. King, dio por terminada la cuestión el martes pasado después de confirmar que Warner y los demandantes habían llegado a un acuerdo, informó el sitio Fox. La compañía discográfica había llegado a cobrar 2 millones al año en regalías.

La popular canción pasará al dominio público a partir de la resolución de King, por lo que tanto la letra (que ya había quedado liberada) como su música y los arreglos más tradicionales serán accesibles a todo el mundo, sin importar el uso que vaya a dársele.

"Descubrimos el lado oscuro de una melodía feliz. Es una canción que todos conocemos y que crecimos escuchando, pero nadie sabía que tenía copyright y que tenías que pagar una licencia para usarla", explicó la realizadora Jennifer Nelson, quien recibió una factura por 1.500 dólares de parte de Warner por incluir el tema en una de sus producciones.

"Aunque estuvimos en respetuoso desacuerdo con la decisión de la corte, estamos contentos de haber resuelto este asunto", expresaron desde Warner.