Joseph Blatter, presidente dimisionario de la FIFA,y Michel Platini, presidente de la UEFA, ambos suspendidos por el caso del controvertido pago de 1,8 millones de euros, serán escuchados respectivamente por la justicia interna de la FIFA el 17 y el 18 de diciembre.
Dichas audiencias ante la cámara de decisión de la Comisión de ética de la FIFA en Zurich serán decisivas para los dos dirigentes más importantes del fútbol en todo el mundo.

El dirigente francés de 60 años, cuya candidatura a la presidencia de la FIFA está actualmente congelada por su suspensión, se juega el futuro de su carrera directiva en el fútbol. Los jueces de la FIFA reclamaron para el exjugador francés su expulsión de por vida del mundo del fútbol. Mientras que la única ambición de Blatter era mantenerse en el puesto hasta el congreso electivo previsto para el 26 de febrero en Zurich, en el que se elegirá a su sucesor.

La justicia interna de la FIFA sancionó provisionalmente a Platini por un periodo de 90 días y podría apartarle de por vida del mundo del fútbol por un pago controvertido de 1,8 millones de euros recibido de manos de Blatter en 2011 por un trabajo como asesor realizado en 2002.

Blatter, también suspendido 90 días, hasta el 5 de enero, corre el riesgo de ser acusado por la justicia suiza, que le reprocha el pago de 1,8 millones de euros a Platini y de haber cedido derechos de televisión de competiciones de fútbol a precios por debajo del mercado.

Platini recurrió su suspensión ante la FIFA, que lo desestimó, y después ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) de Lausana. El TAS emitirá su veredicto el viernes.

El posible levantamiento de su suspensión es un procedimiento distinto al que juzga la FIFA sobre el fondo, que se emitirá antes de Navidad. Si el TAS levanta la sanción de Platini, podrá retomar sus funciones como presidente de la UEFA y presidir el sorteo de la Eurocopa 2016 que se realizará el sábado en París.