El lunes próximo el flamante ministro de Justicia, Germán Garavano, presentará un escrito para dar de baja el acuerdo de entendimiento. Desistirá de la apelación que había presentado el Estado para revertir el fallo que lo había declarado inconstitucional.
El recientemente designado ministro de Justicia, Germán Garavano, presentará la próxima semana un escrito en el que manifiesta su intención de para dar de baja el memorándum de entendimiento con Irán firmado por el gobierno de Cristina Kirchner.

Tras el balotaje, Mauricio Macri, había anticipado que le iba a proponer al Congreso la derogación del memorandum, sobre la investigación del atentado terrorista a la AMIA, que en 1994 causó 85 muertos.

"Es algo que no ayudó a unir a los argentinos y mostrarnos coherentes frente al mundo", había considerado el ahora Presidente. "Queremos que el mundo sepa que somos previsibles", había justificado Macri.

El acuerdo del gobierno de la presidenta Cristina Kirchner e Irán fue firmado el 27 de enero de 2012 en Adis Adebba, Etiopía, por los cancilleres de ambos países, Héctor Timerman y Ali Akbar Salehi. La Presidenta dio un mensaje por cadena nacional y calificó el acuerdo como "un hecho histórico" a la vez que justificó la firma: "¿Con quién quieren que negociemos? Con el único país que podemos negociar para conseguir estas cosas es con Irán".

El memorándum preveía que los funcionarios de Irán acusados por la justicia argentina como supuestos autores mediatos del ataque a la AMIA, varios de ellos con "alerta roja" de Interpol para su captura y extradición, fuesen interrogados en Teherán por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral.

El documento constaba de nueve puntos entre los que se destacaba la creación de una denominada Comisión de la Verdad, que estaría compuesta por juristas internacionales para cooperar con la investigación. También habilitaba a la justicia argentina a interrogar a los sospechosos iraníes con notificación roja de Interpol, en Teherán.

El acuerdo con Irán fue convertido en ley por el Congreso nacional el 27 de febrero de 2013, pese a la oposición de la representación política de la comunidad judía argentina y de un sector de los familiares de las víctimas del atentado.

Si bien los bloques de la oposición en Diputados trataron de derogar la norma, el planteo nunca pudo ser tratado en el recinto por decisión del kirchnerismo.

Sin embargo, el acuerdo no llegó a implementarse porque el Parlamento de Irán nunca lo ratificó y la Corte Suprema de Justicia argentina hizo lugar a un recurso de las entidades de la comunidad judía DAIA y AMIA y lo declaró inconstitucional.