El entrerriano Omar Martínez (Ford) festejó su segundo título de Turismo Carretera tras imponerse de manera contundente en la última final de la Copa de Oro y de la temporada disputada ante una multitud en el autódromo "Roberto Mouras" de La Plata.
El "Gurí", uno de los principales referentes de la marca del óvalo y campeón de TC en 2004, volvió a coronarse en la categoría más popular del automovilismo autóctono tras el triunfo que obtuvo en el trazado platense, donde Guillermo Ortelli (Chevrolet) y Mariano (Werner) completaron el podio.

Embed
El entrerriano llegó al trazado platense como escolta de un Matías Rossi (Chevrolet) que tuvo un fin de semana para el olvido y que perdió la posición de privilegio del playoff tras la victoria de Martínez en la segunda batería.

Fue ese resultado el que le permitió al entrerriano acompañar en la primera fila de largada de la carrera decisiva a su coterráneo Mariano Werner (Ford), vencedor de la serie más veloz y quien le facilitó la tarea en el inicio al oponerle poca resistencia para que el "Gurí" tome el liderazgo de la competencia.

Con Werner conteniendo desde la posición de escolta a Guillermo Ortelli (Chevrolet), su principal rival en la disputa por la corona con la baja performance de Rossi, Martínez se dedicó a sacar la mayor luz posible en la delantera.

El sobrepaso de Ortelli a Werner con una decena de giros cumplidos y después de varios amagues, redujo a casi nada la brecha entre líder y escolta, aunque en el campeonato la diferencia en favor del entrerriano era holgada.

"Si no lo podes aguantar dejalo que pase, seguimos teniendo una diferencia importante de puntos todavía", le avisaron por radio al "Gurí", que en una lucha de experimentados y referentes de sus respectivas marcas supo y pudo mantener la calma para sostenerse en la punta de la competencia hasta el final para obtener su cuarto triunfo de la temporada.

Lo hizo incluso desconociendo aquella sugerencia, al ensayar una férrea resistencia ante los intentos Ortelli en las dos vueltas finales, tapándole los huecos, impidiéndole al saltense completar una superación que de todas formas no hubiera frenado la consagración del "Gurí".

"Todavía no he caído porque hacía mucho que no tenía esta posibilidad. Se dio que en clasificación el rival directo, que era Rossi, no tuvo un buen sábado y hoy no tuvo una buena serie, y nosotros teníamos un buen auto. No me quería desconcentrar y todos me respetaron. Mariano (Werner), el 'Guille" (Ortelli) cuando me alcanzó. Después traté de aguantarlo",
alcanzó a decir el "Gurí" con la voz entrecortada, tras obtener su octavo título en el automovilismo nacional.

Rossi, quien se mostró derrotado desde el sábado, tras el vigésimo segundo lugar en la clasificación, pudo recuperar apenas dos posiciones en la final tras largar décimo octavo en un circuito poco propenso para las superaciones, y a punto estuvo incluso de ceder la segunda colocación de la Copa de Oro.

Al cabo, el piloto de Del Viso no pudo defender la corona que consiguió en 2014 y que ahora viajará hacia Entre Ríos, en las manos del "Supremo".