Los miembros de ISIS recibieron una orden de matar a niños con Síndrome de Down, así como cualquier otro menor que tenga malformaciones congénitas o discapacidad.

La "fatwa" o decreto religioso proviene de jueces shari de ISIS, y es ahora la ley en los territorios controlados por este movimiento extremista, conocido también como el Daesh.

Hasta ahora más de 38 bebés y niños con malformaciones y Síndrome de Down han sido asesinados. Algunos de ellos tenían solo una semana de vida. Los métodos empleados por los combatientes de ISIS incluyen asfixia e inyección letal.

Además ISIS también emitió una orden con nuevas penas para actividades consideradas criminales, tales como la herejía, blasfemia y el espionaje.