Ocurrió en la ciudad rionegrina de Cipolleti, el dueño del auto lo dejó en la puerta de un estacionamiento y desató la ira de los vecinos, que la no poder ubicarlo, decidieron envolver el auto con papel filme.
Media hora más tarde, apareció el conductor del vehículo y se encontró con dos sorpresas: el auto preparado para regalo y un agente que ya le había confeccionado un acta.


auto papel filme