Samsung presentó un recurso este lunes ante la Corte Suprema de Justicia estadounidense, apelando un fallo en su contra, en un emblemático caso de patentes, que lo obliga pagar US$548 millones a su competidor Apple.
Los dos gigantes tecnológicos se enfrentan desde hace varios años por violaciones de patentes de diseños de teléfonos y en septiembre un tribunal de California concedió una victoria parcial a Apple en este caso, lo que obligaba a Samsung a pagar o a llevar el caso ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

"La empresa siente que es importante apelar el caso ante la Corte Suprema de Estados Unidos por parte de todas las empresas estadounidenses, grandes o chicas, que pueden verse afectados si este fallo se transforma en jurisprudencia", expresó Samsung a la AFP en un correo electrónico.

Samsung aceptó, el 4 de diciembre, pagar a su competidor estadounidense la suma de US$548 millones determinada por la justicia, pero se reservó el derecho a recuperarla si la multa era modificada o anulada posteriormente en apelación o si se reconocía su autoría de las patentes.

No obstante, los US$548 millones solo representan la mitad de lo que Apple demandó inicialmente, en 2012, y no resuelven la cuestión de quién pagará los costes judiciales, que según algunas fuentes podrían alcanzar los US$1,8 millones.