AXA Research Fund le dio al Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) de Barcelona una cátedra permanente y pionera en el mundo para que se dedique a Información Cuántica para el estudio de Riesgos Asociados a la Privacidad de Datos.
Según informó la Fundación y el ICFO, la seguridad en las comunicaciones se convirtió recientemente en un asunto de gran importancia a nivel mundial, como sucedió con el denominado caso Snowden que logró desvelar debilidades en los protocolos de seguridad utilizados para transmitir información por las redes.

El director de la cátedra del ICFO será el profesor Antonio Acín, pionero en el campo de la encriptación cuántica y líder de un grupo de investigación del ICFO, ganador de tres proyectos del prestigioso European Research Council.

Acín estudia protocolos de encriptación cuánticos que aseguran la inviolabilidad de las comunicaciones ya que el emisor almacena la información en partículas cuánticas, por ejemplo en fotones, que se envían al receptor, pero si un espía intenta medirlos modifican su estado y tanto el emisor como el receptor se dan cuenta de que alguien está intentando interceptar la información.

Según explicó Acín, estos dispositivos contendrían partículas cuánticas, de tal manera que su encriptación sería imposible de hackear ya que "romper estos protocolos significaría ir contra las leyes de la física cuántica, algo nunca conseguido".

Según el investigador, la encriptación cuántica es la gran esperanza para la privacidad total, ya que permitiría a los usuarios certificar la seguridad en las comunicaciones sin necesidad de confiar en el proveedor, frente a los métodos actuales de encriptación que pueden ser hackeados y cuya seguridad siempre exige cierto nivel de confianza en el proveedor.