El estadio Grundig, del Club Nuremberg de Alemania, tendrá desde esta semana una tribuna con el nombre de Javier Pinola, defensor de 32 años que actualmente juega en Rosario Central y que se desempeñó diez años en el equipo germano.
El jugador, oriundo de la localidad bonaerense de Olivos, que llegó a mediados de año a Central por pedido del DT Eduardo Coudet, viajó el domingo a Alemania junto a su esposa y sus dos hijos para participar de la ceremonia.

Pinola será homenajeado en el Grundig Stadium, en la previa del partido entre Nuremberg y Hertha Berlín, por la Copa de Alemania, según anunció el club germano.

Pinola jugó en las inferiores de Platense, desde donde pasó luego por Chacarita, Racing Club, el Seleccionado argentino Sub 20, Atlético de Madrid y finalmente a Nuremberg, donde jugó una década y es ídolo.

Nuremberg
El defensor disputó 416 partidos con la camiseta del club alemán, en el que ganó un título de la Bundesliga y recibió innumerables muestras de cariño de los hinchas, que hasta hicieron una colecta para que no se fuera del club, a pesar de haber descendido.

A mediados de año, Coudet llamó innumerables veces a su ex compañero en Central y actual representante de Pinola, Marcelo Carracedo, hasta que lo convenció de que le diera el teléfono del defensor. "Me llamó tantas veces que le di el teléfono de Pinola para que no me comiera la cabeza", confió Carracedo sobre las insistentes gestiones de Coudet para conseguir al defensor.

"Vine a Central porque me gustó que me llamara Coudet. Después tuve otros llamados de equipos argentinos, pero ya le había dado mi palabra al 'Chacho', que fue el primero que me llamó. Para mí es muy importante la palabra y es un sueño jugar en el fútbol argentino después de hacerlo diez años en Alemania", confió Pinola, quien, como en Nuremberg, se convirtió en ídolo de los hinchas canallas.

Como para tomar dimensión de esto, hace dos meses, un hincha canalla pagó 45 mil pesos por la corbata auriazul de Pinola, en una subasta para recaudar fondos para las divisiones inferiores del club durante una cena de gala en la que participaron el plantel profesional, el cuerpo técnico y los dirigentes junto a 850 hinchas y socios de Rosario Central.