El presidente Mauricio Macri firmará en las próximas horas el decreto que declara la emergencia. Los detalles de las atribuciones a las que estará facultado el ministro de Energía se conocerán con la publicación del texto completo en el Boletín Oficial.
El ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, anunció este martes en conferencia de prensa desde Casa Rosada que el presidente Mauricio Macri firmará un Decreto de Necesidad y Urgencia que declara la emergencia en el sistema eléctrica nacional.

El decreto, que extenderá la emergencia por dos años hasta el 31 de diciembre de 2017, otorgará al ministro facultades extraordinarias para arbitrar las medidas necesarias tendientes a paliar los desafíos que plantea la situación descripta por el ministro.

El detalle de dichas facultades se conocerá recién mañana con la publicación en el Boletín Oficial del decreto firmado por Macri.


El artículo 76 de la Constitución Nacional indica que "se prohíbe la delegación legislativa en el Poder Ejecutivo, salvo en materias determinadas de administración o de emergencia pública, con plazo fijado para su ejercicio y dentro de las bases de la delegación que el Congreso establezca".

A modo de ejemplo de qué clase de facultades extraordinarias podría tener Aranguren se encuentra, por ejemplo, la facultad de avanzar en contrataciones directas de modo de agilizar las contrataciones que la situación requiera y evitar así las demoras que implican los procesos licitatorios. También podría otorgar mayor agilidad a la posibilidad de requerir partidas presupuestarias adicionales a las estipuladas en el Presupuesto Nacional.

Por ejemplo un caso de facultades delegadas en el marco de la declaración de emergencia fue la Emergencia Económica dictada en 2002 tras el estallido político económico y social de diciembre de 2001. La Emergencia Económica, decretada por un año, fue luego prorrogada añoa tras año durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Dicha emergencia declaraba en su artículo 1° el estado de "emergencia pública en materia social, económica, administrativa, financiera y cambiaria", y delegaba en el Ejecutivo una serie de facultades extraordinarias, como por ejemplo establecer el sistema que fije la relación de cambio entre el peso y las divisas extranjeras, pautar retenciones a la exportación de hidrocarburos, fijar tarifas y renegociar los contratos de los servicios públicos en manos de empresas privadas y regular los precios de la canasta básica, entre otras cosas.

Otro ejemplo el ahora ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, decretó en abril de 2014 la emergencia en Seguridad en todo el territorio bonaerense por un año. El objetivo era "agilizar los recursos materiales y humanos para combatir el delito".

El decreto facultaba a Scioli, por ejemplo, a utilizar parte de las utilidades del Banco Provincia, 600 millones de pesos en total, para sumar equipamiento para las fuerzas de seguridad.