Vecinos del barrio General Paz de la ciudad de Santiago del Estero llamaron a la policía por la situación de cinco menores, uno de ellos discapacitado, dentro de una precaria vivienda. Los efectivos los encontraron con desnutrición.
Los uniformados al arribar a la casa descubrieron la dramática escena. Ariel, de 18 años, - quien está parapléjico- estaba tirado sobre un colchón, tapado con colcha, con una falta total de higiene, en condiciones deplorables. Junto a él se encontraban sus hermanas mellizas y otras dos menores, de entre 3 y 4 años.

Personal de la Comisaría Nº1 del Menor y la Mujer, junto a un grupo de médicos, asistieron en primera instancia al adolescente, ya que su situación era más crítica, lo trasladaron al hospital Independencia y a los otros al Centro Provincial de Salud Infantil (Cepsi) para ser asistidos. Según se supo, todos están desnutridos y deshidratados.

Uno de los pequeños comentó a la policía que hacía varios días que no comían ya que su padre -quien los cuidaba de manera aislada- no regresaba a la vivienda. Los efectivos se mostraron consternados al ver las condiciones en la que viven los pequeños. Su casa está compuesta por dos habitaciones y cada una de ellas tiene 2 camas donde deben dormir todos juntos. La falta de higiene en el lugar es total.

Los vecinos informaron que el padre de los menores trabaja de albañil. Cuando no regresa, ellos son los que les alcanzan agua y un poco de leche a los más pequeños. Del caso tomó intervención la Justicia de turno, que ordenó que se dé con el paradero de los progenitores.

La policía no desestima la posibilidad de tomar medidas drásticas en contra de los padres de los niños, a quienes les podría caber el delito de abandono de persona. Peritos de Criminalística realizaron las tareas correspondientes en el lugar.