El dirigente radical aseguró que la decision del centenario partido de echarlo de sus filas "apunta a desviar la atención de la designación por decreto de jueces para la Corte".

El histórico dirigente radical Leopoldo Moreau calificó de "ridículos" los argumentos de su expulsión del centenario partido y dijo que quienes firmaron la resolución tienen "una mentalidad colonial".

En diálogo con Radio 10, Moreau consideró que la decisión del Tribunal de Ética del radicalismo apunta a "desviar la atención de lo que sucede en los mostradores de los negocios". "No quieren que hablemos de la megadevaluación, de los aumentos de las tarifas de luz y gas", agregó.

"No quieren que hablemos del atropello a las instituciones que significó la designación de dos jueces a la Corte suprema por decreto. El radicalismo está fisurado y lo han relegado a poner la cara en el Congreso por las decisiones de los CEOS", acotó.

Junto a Moreau, líder del movimiento alfonsinista, fue sancionado el diputado nacional Eduardo Santín, quien en febrero pasado había renunciado al bloque radical para abrir una bancada unipersonal cercana al kirchnerismo.

Entre los argumentos en contra de los sancionados se mencionaron, "la integración por ambos de la comitiva presidencial sin autorización de las autoridades partidarias.

"Por la marcada opción de los denunciados, por las políticas y doctrinas que caracterizan al anterior gobierno nacional, respecto a las cuales el Comité Nacional y la Convención han manifestado su oposición; por considerarlo un régimen populista, autoritario, oportunista, corrupto, impostor e ineficiente" señalan.