La Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) decidió subir la tasa de interés de referencia en un 0,25 por ciento. Es la primera vez en casi diez años. Había mantenido ese indicador de referencia sin cambios desde octubre de 2008. Esto complicará la llegada de inversiones a los países emergentes.

La Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) decidió este miércoles aumentar la tasa de interés de referencia en un 0,25 por ciento. La FED mantuvo ese indicador de referencia sin cambios desde octubre de 2008.
En tanto, el organismo aumentó la tasa de descuento de 0,75 por ciento al 1 por ciento.

Esta decisión afecta a la economía en todo en el mundo en especial en los países emergentes que en los últimos 10 años han logrado captar en forma de inversiones una gran caudal de dólares ante el bajo rendimiento que ofrecían los bancos estadounidenses.

Durante la época de tasas bajas en Estados Unidos, los inversores se veían tentados de enviar su dinero a países con un rendimiento mayor gracias a tasas de interés más altas, aunque el riesgo sea mayor. Los principales beneficiados fueron los países emergente. Una suba en las tasas de interés implicará que muchos inversores empiecen a sacar su dinero de los países emergentes para regresarlo a Estados Unidos, donde el riesgo es menor.

De esta manera, al ofrecer mejores rendimientos a un bajo riesgo ese caudal de dólares se verá tentado de abandonar los países emergentes para volver a los Estados Unidos. También obligará a los países emergentes a subir a su vez sus tasas de interés y eso podría atentar contra el crecimiento económico con inversiones dejando la producción y trasladandose a la especulación financiera.

En momentos en que el gobierno argentino intenta reforzar las reservas del Banco Central, la suba de tasa de interés de la FED es una mala noticia. En caso de buscar emitir deuda la Argentina se verá obligada ahora a tomar "deuda más cara".

Las claves para comprender la decisión de la FED.

¿Qué es la tasa directriz?

La "tasa de los fondos federales" (Federal Funds Rate) determina el precio del dinero en el corto plazo, es decir, el interés que los bancos se cobran entre sí por préstamos de un día para otro. Ella influye en todas las otras tasas ya que los bancos la traspasan a los créditos, las tarjetas de créditos y los préstamos hipotecarios.
Su alza o su baja desencadenan inmediatamente una amplia gama de repercusiones, afectando las tasas de corto y largo plazo de los bancos, y las tasas de cambio así como varios indicadores macroeconómicos, entre ellos el empleo y los precios al consumidor.

¿Por qué se decide ajustarla?

La Fed puede bajar la tasa para estimular el gasto y la inversión a fin de estimular la economía, o aumentarlas para evitar un sobrecalentamiento o la inflación.

Tras un aumento considerable de los precios en 1979-1980, la Fed elevó su tasa directriz a 20% a fin de contener la inflación y de desacelerar la economía estadounidense.

Luego de la fuerte desaceleración de la economía en los 2000 tras el estallido de la burbuja de internet, la Fed por el contrario redujo regularmente su tasa con el fin de que el país recuperara el crecimiento. Pero al hacer esto, contribuyó a hacer crecer la burbuja inmobiliaria.

La última alza de tasa en Estados Unidos se remonta a junio de 2006 cuando la Fed trataba de calmar el mercado inmobiliario, que reventaría dos años más tarde con la crisis de los créditos de riesgo "subprimes". Este miércoles el rango de la tasa quedó entre 0,25% y 0,50%.

¿Por qué era tan baja?

Cuando la economía estadounidense comenzó a caer en 2007, la Fed redujo sus tasas en forma escalonada en 10 etapas desde 4,75% en septiembre de 2007 a un nivel sin precedente de 0 a 0,25%, el 16 de diciembre de 2008. El objetivo era evitar un colapso del sistema financiero tras la quiebra del banco Lehman Brothers.

Después las tasas han sido mantenidas a ese nivel casi nulo a fin de estimular la economía tras la profunda recesión conocida por la economía estadounidense en ocho décadas. Ahora que ha vuelto el crecimiento, muchos estiman que ya no se justifican las tasas bajas.

Para salir de la crisis, la Fed también tomó medidas extraordinarias para la flexibilización del crédito, dotando al sistema financiero de liquidez con la compra de bonos del Tesoro para que los bancos continuaran prestando. Esta vía siguieron igualmente el Banco de Japón y el Banco Central Europeo.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de tasa 0%?

Las tasas ultra bajas permiten facilitar la circulación del crédito en la economía, estimulando principalmente sectores claves como el inmobiliario y el automotor. Esta masa monetaria ha sido fuertemente disfrutada por Wall Street así como en los mercados emergentes, y se ha convertido en el objetivo de los inversores en busca de una mayor rentabilidad.

El lado negativo es que las tasas particularmente bajas no incentivan el ahorro en esas plazas, donde los rendimientos se vuelven nulos. Algunos creen que ellas abren la vía a la inflación y a la formación de una burbuja financiera.

¿Cuál es el nivel "normal"?

Los directores de la Fed han expresado claramente su deseo de volver a las tasas de interés "normales". La Fed dijo el miércoles que espera para fines de 2016 tasas del 1,4%. El objetivo es de 3% en dos años, un aumento que dependerá sin embargo de los niveles de empleo e inflación en Estados Unidos.