Juan José Aranguren admitió que el levantamiento del cepo afectará al precio de los combustibles, pero aseguró que intentará "consensuar que en los primersos meses no suban".

Tras la liberación del capo al dólar, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, admitió que será "bastante difícil" que la devaluación que se produzca en los próximos días no se traslade al precio de los combustibles, aunque anticipó que buscarán que no aumenten en los primeros meses.

"Lo que vamos a hacer es que el impacto de la devaluación no se traslade totalmente al precio de los combustibles. El presidente Macri nos pidió decir la verdad. Que no se traslade va a ser bastante difícil, porque si no se desfinanciarían las provincias", afirmó.

En declaraciones radiales, el funcionario adelantó que intentarán "consensuar con los actores económicos" para que "en los primeros meses, aproximadamente tres meses, no aumenten", aunque no garantizó que eso suceda.