Si bien el fiscal Jorge Di Lello consideró que el ex vicepresidente está en condiciones de afrontar un proceso judicial, consideró que antes el juez debería pedir algunas medidas de prueba que quedaron pendientes, como nuevas indagatorias.
En el marco de la causa por el salvataje de la imprenta Ciccone, el fiscal federal Jorge di Lello solicitó nuevas medidas de prueba antes de enviar al ex vicepresidente Amado Boudou a juicio oral.

Si bien el funcionario judicial consideró que el ex funcionario está en condiciones de afrontar el juicio oral por el caso de la ex Ciccone Calcográfica, antes solicitó al juez Ariel Lijo que adopte algunas medidas de prueba que quedaron pendientes, entre ellas más indagatorias.

El fiscal firmó un dictamen entregado al juez Lijo, quien debe enviar a juicio al ex vicepresidente por las irregularidades en el salvataje de la imprenta, por los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública, que se castigan con una pena de seis años de cárcel como máximo.

En su dictamen Di Lello pidió la realización de más medidas de prueba, entre ellas varias indagatorias.