La reina del pop intervino con su testimonio esta semana para limpiar de una vez por todas el nombre de su ex pareja, con quien se casó en 1985.
Madonna desmintió esta semana que su ex marido, Sean Penn, la haya agredido con un bate de beisbol en junio de 1987. La reina del pop defendió así a quien fuera su pareja entre 1985 a 1989, y su amigo hasta el día de la fecha.

La cantante declaró esta semana ante la Suprema Corte de Nueva York en la causa que Penn le inició al productor de la serie "Empire", Lee Daniels, quien comparó el acto de violencia de género de uno de sus actores con el supuesto altercado entre Madonna y él.

madonna.jpg
Bajo su nombre real y con todas las de la ley, la reina del pop desmintió de una vez y por todas que Penn la haya golpeado con un bate durante una discusión, un rumor del que sólo habló en una oportunidad durante una entrevista con la revista Rolling Stone en 1989, como apunta el sitio Jezebel.

"Estoy al tanto de las acusaciones que han proliferado a través de los años de que Sean haya abusado físicamente de mí. Estoy al tanto del episodio que supuestamente ocurrió en junio de 1987 en el que (de acuerdo a los tabloides), Sean me golpeó 'con un bate'. Sé que estas versiones son falsas, maliciosas", se puede leer en la declaración de la cantante, que continúa siendo amiga del actor a pesar de que su pareja tuvo una trayectoria accidentada.

"También estoy al tanto de las versiones sobre un incidente que habría ocurrido en diciembre de 1989 en el que supuestamente Sean fue arrestado por violencia doméstica contra mí. Sé que esas acusaciones son falsas. Aunque tuvimos peleas subidas de tono durante nuestro matrimonio, Sean nunca me levantó la mano, me 'ató' o me atacó, y cualquier informe al respecto es completamente falso, malicioso y descuidado", concluyó.