Fue un año más que interesante en el que científicos hicieron revelaciones que van desde la vacuna contra el ébola hasta el destape del Homo naledi.
El "copiar y pegar" de la ciencia

Se trata de una técnica que permite borrar, añadir o cambiar genes a voluntad. En definitiva, editar la vida humana, pero también transformará la modificación genética en animales y plantas, consiguiendo frutos secos a prueba de alérgicos o cerdos resistentes a enfermedades.

Gran año para los planetas

Desde el descubrimiento de agua en Marte hasta la finalización del primer cartografiado de los elementos más importantes del Sistema Solar, los pequeños mundos tuvieron un gran año.

El descubrimiento del Homo naledi

Homo naledi.jpg
La familia humana ganó un nuevo miembro en septiembre de 2015 cuando se conoció publicamente el descubrimiento de una nueva especie.

Vacuna contra el ébola

La vacuna experimental, denominada VSV-ZEBOV del laboratorio Merck, demostró una eficacia del "cien por cien" tras haber sido probada en más de 4.000 personas que habían estado en contacto con la enfermedad.

La rareza cuántica

En 2015 los científicos pudieron entrelazar electrones a una distancia de 1.3 kilómetros y se obtuvieron pistas de que en realidad hay variables escondidas que son las que determinan el estado de las partículas cuánticas, sin necesidad de esta influencia remota.

Analgésicos a partir de la levadura del pan

Biólogos de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, abrieron este año la puerta a la fabricación de medicamentos potentes para calmar el dolor y anestésicos similares a la morfina. Lo hicieron modificando genéticamente la levadura del pan.

Viaje al centro de la Tierra

Gracias a las imágenes en alta resolución conseguidas hasta el momento y al empuje de los terremotos, los científicos obtuvieron grandes cantidades de información sobre el interior terrestre. Concluyeron que estas las plumas del manto -unas estrechas y gigantescas columnas que se sumergen bajo la corteza terrestre- pueden tener un grosor de 800 kilómetros y que son tres veces más grandes de lo que se pensaba, con lo que creen que se debe cambiar los modelos que explican cómo el núcleo de la Tierra se está enfriando.

El primer americano

Hombre de Kennewick.jpg
La historia del Hombre de Kennewick, que vivió hace más de 8.500 años en la river del río Columbia en Washington fue variando con el tiempo. El gobierno de Estados Unidos permitió autorizar el estudio del esqueleto y se despejaron muchas dudas. "El ancestro" está muy relacionado con al menos una de las tribus del área de Washington que reclamaban ser sus descendientes. Y, lo que es más importante, el "Hombre de Kennewick permite apoyar la hipótesis de que los nativos americanos actuales proceden de poblaciones asiáticas que llegaron a América a través del estrecho de Bering hace 15.000 años.

Contra los falsos positivos

El 2015 es el año que puso a prueba la fiabilidad de la Psicología. Brian Nosek, psicólogo experimental estadounidense, replicó 100 estudios de su campo para comprobar que fueron realizados de forma correcta y sin la influencia de los prejuicios de sus autores.

Redescubriendo el cerebro

cerebro.jpg
Los científcos descubrieron información relevante sobre los vasos linfáticos. Después de descubrir un grupo de células T del sistema inmune de ratones sospechosamente bien organizadas en los cerebros, los biomarcadores (señales que se usan para detectar y ver estructuras) mostraron la presencia de pequeños tubos que eran prolongaciones del sistema linfático de los roedores.

Esos vasos, escondidos bajo las meninges, ayudarán a entender cómo el sistema inmune y el cerebro interaccionan, porque hasta ahora se pensaba que el cerebro tenía sus propias células inmunes. Esto abrirá un nuevo camino para explorar las enfermedades neurodegenerativas y neuroinflamatorias, como alzheimer, esclerosis múltiple y meningitis.