El gobierno danés, reacio a recibir a refugiados que escapan de la guerra en Siria, presentó un polémico proyecto que despertó un fuerte rechazo y fue emparentado con la expoliación que sufrió el pueblo judío durante el nazismo.
Desde hace varios meses Dinamarca intenta desincentivar la llegada de refugiados. Tras haber endurecido sus controles fronterizos, el reino escandinavo analiza ahora confiscar las joyas y otros bienes de valor a los inmigrantes de modo de financiar su "estadía". Según Le Figaro el gobierno danés impulsa un proyecto de ley en este sentido que será debatido en el Parlamento en enero próximo.

Revisar el equipaje de los inmigrantes y confiscarles todo objeto de valor

El proyecto prevé autorizar a las fuerzas de seguridad revisar el equipaje de los inmigrantes y confiscarles todo objeto de valor y dinero hasta los 400 euros. Relojes y joyas a las que sus propietarios puedan probar un vínculo afectivo particular como las alianzas por ejemplo.

refugiados-1.jpg
La iniciativa generó una fuerte polémica en Dinamarca. "Se parece a lo que pasaba durante la persecución de las minorías durante el nazismo", denunció el gran rabino de Dinamarca, Bent Mechio. De hecho el proyecto motivó el lanzamiento de un sitio web, "No a la confiscación de los bienes de los inmigrantes" en el que se lograron juntar en pocas horas más de 6 mil firmas en rechazo a la polémica iniciativa.

"Escapar de los regímenes brutales y totalitarios es testimonio de la aspiración de los hombres a vivir en una sociedad hospitalaria. Rechazamos que quienes demandan asilo sean acogidos en ese mismo espíritu totalitario" indican los autores del sitio web.

refugiados2.jpg
Sin embargo el gobierno danés, que siempre se mostró reacio a la inmigración, salió a defender el proyecto. "Estas críticas son injustificadas", señaló el ministro de Integración Inger Stojberg. Y el responsable de los temas vinculados con la integración de los inmigrantes, Naser Khader, del partido Konservative, aseguró que "son aquellos con mejor posición económica quienes toman el camino del exilio, los más pobres, sin recursos para escapar de la guerra, no logran salir. Es inaceptable que los contribuyentes daneses paguen a quienes piden asilo y tienen recursos para hacerlo".

En la misma línea, el presidente del Partido Popular danés, que asegura la mayoría parlamentaria a la derecha, consideró "normal que quienes vengan aquí se paguen ellos mismos sus gastos si tienen los medios".

refugiados3.jpg
Dinamarca, que tiene una política inmigratoria ultrarestrictiva, vio llegar cerca de 13 mil refugiados en busca de asilo entre el 1 de enero y el 30 de octubre pasados. A pesar de la alarma que despertó esto en las autoridades danesas el caudal de refugiados que llega a Dinamarca es muy bajo comparado a su vecina Suecia donde se espera que este año lleguen 10 veces más de refugiados. Cerca de 190 mil refugiados llegaron a Suecia.