Jean Michel Bouvier, padre de Cassandre, se reunió con el gobernador salteño y autoridades judiciales para conocer el estado de la causa. El familiar de la víctima dijo que se trató de un encuentro cordial, enmarcado en su afán de lograr justicia por la muerte de su hija.
Jean Michel Bouvier, padre de Cassandre, una de las dos francesas asesinadas en el 2011 en la Quebrada de San Lorenzo, en Salta, viajó a Salta para entrevistarse con el gobernador Juan Manuel Urtubey, autoridades judiciales y legislativas para conocer el estado de la causa.

"Conversamos en particular sobre el estado procesal de la causa y en general sobre los avances alcanzados en la provincia en materia de investigación criminal", expresó la ministra de Justicia y Derechos Humanos de Salta, Pamela Calletti.

La funcionaria participó del encuentro de Bouvier con el gobernador salteño, desarrollado este viernes en el Centro Cívico Grand Bourg, donde funciona la sede gubernamental y donde además estuvo el secretario General de la Gobernación, Ramiro Simón Padrós.

Calletti destacó "la actitud y calidad humana" de Bouvier, quien "en su inmenso dolor es respetuoso de la justicia como institución y de los valores democráticos".

Bouvier, también se reunió con el presidente de la Corte de Justicia de Salta, Guillermo Catalano, quien le dio detalles del estado procesal de la causa, en trámite actualmente en la Sala III del Tribunal de Impugnación.

La Sala II del Tribunal de Juicio de Salta condenó el año pasado, por unanimidad, a Gustavo Lasi, a la pena de treinta años de prisión por considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de robo calificado por el uso de arma, abuso sexual con acceso carnal agravado y doble homicidio calificado criminis causa, todo en concurso real.

El mismo tribunal absolvió a Daniel Vilte Laxi y Santos Clemente Vera, y condenó a Omar Darío Ramos y Antonio Sandoval a dos años de prisión de ejecución condicional por el delito de encubrimiento calificado.

Al salir de la audiencia con Catalano, Bouvier manifestó que fue un encuentro cordial, enmarcado en su afán de lograr justicia por la muerte de su hija, aunque prefirió resguardar los detalles de la conversación.

Cassandre Bouvier y Houria Moumni fueron halladas sin vida en la zona denominada El Mirador de San Lorenzo, en la quebrada de esa localidad salteña, el 29 de julio de 2011, con signos de haber sido golpeadas, violadas y ejecutadas con disparos de un arma de fuego.