Luciano Sosto está a horas de escuchar el veredicto en el juicio por el asesinato de su madre, Estela Garcilazo, ocurrido en 2013 en el barrio de Palermo.
La defensa de Luciano Sosto, el sommelier acusado de abusar sexualmente y matar a su madre en 2013, insistió que "no hay pruebas" para condenarlo a horas de que se conozca el veredicto del caso en el Tribunal Oral en lo Criminal 8.

"Los planteos de la fiscalía son pura fantasía", sentenció Juan José Ávila, uno de los abogados de Sosto, al diario Ámbito.com. El letrado señaló que "no hay pruebas para condenarlo", pero además denunció que "no se preservó el lugar del hecho" para evitar que se contaminaran las pruebas.

"La almohada de la cama de la madre no se peritó al igual que con un vaso de agua de la habitación. No se hicieron las cosas bien", señaló Ávila. La defensa de Sosto determinó que no existe un motivo sexual para el crimen porque el acusado es homosexual, y que como "no tiene problemas de dinero" tampoco hay un móvil económico.

Sosto es el único imputado por la violación y el homicidio de Estela Garcilazo, de 69 años, ocurrido en 2013 en un departamento de Seguí al 4400, en el barrio porteño de Palermo. Actualmente el hombre se encuentra en el penal de Marcos Paz a la espera de un veredicto, y la fiscalía pidió cadena perpetua por los cargos de abuso sexual y homicidio, ambos agravados por el vínculo.

Pero la defensa de Sosto determinó en un punteo los motivos por los que el somellier de 37 años no puede ser el asesino, desde su inclinación sexual, hasta el hecho de que hay una llamada registrada en su celular a la misma hora en la que su madre habría sido asesinada o que el homicida sería zurdo y el imputado es diestro.