Momentos de gran tensión y dramatismo se vivieron en la localidad bonaerense de Claypole, en el partido de Almirante Brown, cuando las autoridades tuvieron que evacuar parte de un barrio, para después hacer detonar una granada de fusil, que se hallaba en poder de una peligrosa banda de falsos policías. Además, los investigadores que lograron detener a dos personas, incautaron uniformes de instituciones de seguridad y un arma de fabricación casera.
Los voceros revelaron que los hechos comenzaron cuando los investigadores de la comisaría de Don Orione (8° de Almirante Brown), realizaron un allanamiento en una finca de la manzana N° 2 del denominado Barrio 160, situado en la calle Ceferino Namuncurá y en las proximidades de la terminal de colectivos que lleva este número.

Al requisar la vivienda, los servidores públicos apresaron a dos sujetos, de 22 y 18 años, que eran miembros de una banda de falsos efectivos policiales, dedicados a realizar asaltos en el sur del conurbano provincial. Trascendió que los pesquisas comenzaron a revisar la casa y entonces incautaron chalecos antibalas de la Policía de la provincia de Buenos Aires, como también gran cantidad de prendas de vestir de uniformes de la citada institución y un arma tumbera en forma de pistolón. Sin embargo, en el domicilio, los uniformados además secuestraron una granada de fusil.

Ante esta situación, los investigadores tuvieron que evacuar a las personas que residían en un radio de 100 metros del inmueble allanado, ya que debían impedir que hubiera víctimas, lo que provocó escenas de enorme tensión entre la gente del barrio.

Minutos después, los expertos en explosivos de la policía provincial arribaron al escenario de este procedimiento y, ante la consternada presencia de los habitantes del barrio, se encargaron de hacer detonar la granada, cuya procedencia todavía se ignora, aunque se cree que habría sido fabricada en la década del ochenta.

El operativo estuvo supervisado por la Coordinación de Policía de Almirante Brown. Los investigadores trataran de averiguar el paradero de los restantes miembros de la banda.

Intervinieron en la causa José Luis Juárez, fiscal de Unidad Funcional N° 1, y el Juzgado de Garantías N° 6, del departamento de Lomas de Zamora.