María Julieta Rumi
María Julieta Rumi
La noche del viernes debía ser una fiesta para los fans de Pink Floyd ya que el cantante y guitarrista David Gilmour iba a tocar por primera vez en la Argentina en el Hipódromo de San Isidro. Sin embargo, la celebración se vio empañada y no por el desempeño del músico sino por la organización del evento a cargo de Ake Music, que fue defenestrada por el público en las redes.
Según distintos testimonios publicados en la página de Facebook Estafados en el recital de Gilmour, el evento tuvo graves falencias empezando por una supuesta sobreventa de entradas, lo que llevó a un usuario a preguntarse si los asistentes eran 70 mil o 150 mil.

Sumado a esto, todos coincidieron en la falta de personal de seguridad lo que hizo que se produjeran desmanes en los ingresos con gente colándose desde el campo al vip. En un video se puede ver como una persona que tenía un asiento en este sector confronta a otro que estaba ocupando su lugar indebidamente.

Embed

El dueño del asiento reclamaba su lugar con entrada en mano para demostrar que esa era su silla, y el tipo que estaba ocupándola no se quería ir. Los que estaban alrededor apoyaban al que tenía entrada... Casi terminan a las piñas

Posted by Estafados en el recital de Gilmour on viernes, 18 de diciembre de 2015
Embed

La ley de la selva... Los vivos que querían un lugar por el que no habían pagado y NADIE de seguridad a leguas para pedir ayuda. Lamentables situaciones que empañaron la alegría del show

Posted by Estafados en el recital de Gilmour on viernes, 18 de diciembre de 2015
Sin embargo, esto no fue todo ya que los desmanes también hicieron que mucha gente recién ingresara al lugar con el recital empezado o directamente no pudiera entrar después de haber pagado el estacionamiento como denunció el periodista deportivo Gonzalo Bonadeo. De acuerdo con él, luego hubo un momento en el que no se acomodó a más nadie y muchos quedaron parados en las plateas impiendo que los de atrás de ellos pudieran ver.

Bonadeo Twitter.jpg
Por último, la desconcentración también fue otro desatino ya que hicieron que la gente saliera por un pasillo angosto lo que demoró por varios minutos la salida y causó que muchas personas se desmayaran por la falta de aire sin que la organización contara con médicos para atenderlos.