Una kinesióloga de 53 años fue encontrada maniatada y asesinada en el baño de su consultorio del barrio porteño de Colegiales y se investiga si la mataron durante un intento de robo, informaron fuentes policiales.


La hipótesis del asalto se basa en que la escena del crimen estaba revuelta al igual que el domicilio de la víctima, ubicado a una cuadra del primero y en el mismo piso donde delincuentes robaron a una familia el mismo día en que se tuvo por última vez noticias de la mujer muerta.

La kinesióloga asesinada fue identificada por la Policía como Mirta Avancini (53), quien atendía en un inmueble situado en Céspedes al 3400, a metros de Alvarez Thomas, y residía en el quinto piso de un edificio en Palpa al 3500, casi esquina con la misma avenida, en Colegiales.

Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó el sábado por la tarde, alrededor de las 18, cuando un hermano de la kinesióloga que no sabía nada de ella desde el jueves pasado fue a buscarla a su domicilio y al no obtener respuesta alertó al personal de la comisaría 37ma.

Ante esta situación, los efectivos y el hermano ingresaron al departamento 5to. "D" y advirtieron que el mismo estaba deshabitado y con mucho desorden, por lo que inmediatamente sospecharon que algo malo le había ocurrido a la víctima, dijeron los informantes.

Además, los policías de la 37ma. habían recibido el mismo jueves una denuncia por robo a mano armada y privación ilegal de la libertad de una familia que reside en el 5to. "A" de Palpa al 3500, a raíz de lo cual, comenzaron a vincular ambos hechos.

Según las fuentes, el hermano de Avancini y los efectivos se dirigieron luego hasta el consultorio de la calle Céspedes y al ingresar al mismo encontraron a la mujer muerta en el baño, maniatada y con un trapo que le cubría la cabeza.

En una primera revisión del cadáver, los médicos estimaron que la kinesióloga había muerto por asfixia, aunque no descartan que haya fallecido por un golpe en la cabeza, a la altura de la nuca, precisaron los voceros.

"Tal vez la golpearon hasta dejarla inconsciente y luego se asfixió porque le colocaron el trapo en la cara", explicó a Télam una fuente de la pesquisa que aclaró que hay que aguardar a los resultados de las autopsia para confirmar la causa y data de muerte.

Sin embargo, por el avanzado estado de descomposición del cuerpo, los peritos creen que el crimen ocurrió el mismo jueves en que se tuvo noticias de la víctima por última vez, agregó el informante consultado.

En tanto, los pesquisas también advirtieron un gran desorden en la escena del crimen, por lo que todo apunta a que se trató de un homicidio en ocasión de robo.

"Es probable que los delincuentes la hayan abordado en su consultorio, donde la maniataron y la despojaron de sus objetos personas, entre ellos, sus llaves con las que se dirigieron hasta su domicilio y una vez dentro del edificio de la calle Palpa aprovecharon para asaltar a la familia del departamento vecino", indicó la misma fuente que añadió que en el asalto al 5to. "A" no hubo víctimas lesionadas.

Este pesquisa tampoco descartó que haya ocurrido al revés, que Avancini fue asaltada en su domicilio particular y luego llevada por la fuerza por los delincuentes hasta su consultorio en busca de más elementos de valor, aunque esta hipótesis tendría menos fuerza ya que al departamento de Palpa se ingresó con las llaves.

"Tal vez los delincuentes ya estaban dando vueltas por los pasillos del edificio y la sorprendieron y llevaron hasta su departamento. Todavía no está clara cómo fue la secuencia del hecho", añadió.

El crimen de Avancini es investigado por el juez en lo Criminal de Instrucción porteño Eduardo José Cubría y los detectives de la División Homicidios de la Policía Federal.