Uno de los "carritos" más famosos de la Costanera Norte cederá a mediados de 2016 su lugar a una heladería y un restó cinco estrellas.
La semana pasada se conoció la quiebra de Pippo, el restaurante porteño ubicado en la calle Montevideo casi esquina Corrientes, que no será seguramente la última baja, producto de la caída de la rentabilidad o un simple cambio de propietario y de rubro.

Después de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, se sumará Bahamas, que cerrará sus puertas en los primeros días del año próximo para dar paso a un nuevo concepto gourmet que se instalará para reemplazar a esta histórica marca de la Costanera Norte.

El cambio de marca forma parte de un proceso de renovación de la tradicional zona gastronómica que inició el gobierno porteño en marzo pasado con la renovación de las concesiones de varios terrenos.

Estos predios tienen sus contratos vencidos desde 2009 y venían funcionando con permisos precarios dentro de una zona catalogada como Urbanización Parque (UP), lo cual obligaría a que sea un espacio verde y no un polo comercial.

Sin embargo, en el gobierno que ahora encabeza Horacio Rodriguez Larreta explicaron que esos espacios seguirán funcionando cuando se presente un ‘master plan para la Costanera Norte‘, que incluye más metros de espacio verde en el marco de un proyecto a 20 años para agregar unas 530 hectáreas al sector de la Costanera, desde el Club de Pescadores hacia el Norte.

Bahamas había permanecido cerrado durante varios años hasta 2009, cuando se relanzó como Bahamas Restaurant & Bar, un nuevo espacio gastronómico con una estética muy cuidada y una extensa carta gourmet y una terraza de más de 50 m2 montada sobre un deck de madera.