Cada vez que un usuario deja de usar Facebook y vuelve a su cuenta al poco tiempo, lo hace porque se trata de una "adicción moderada y aceptada por la comunidad", entre otros factores, como reveló un estudio de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos.
El estudio se basó en la información recogida por la campaña 99 Days of Freedom (99 días de libertad, traducido al español). El proyecto se trata de una iniciativa para que los usuarios de Facebook dejen de utilizar la red social durante 99 días, de forma que con los resultados se pueda obtener una idea sobre cómo afecta el servicio a la felicidad de los propios usuarios.

La mayoría de los usuarios que quiere dejar Facebook durante un tiempo vuelve antes de que llegue su fecha marcada; aquellos que cierran sus cuentas, suelen reactivarlas antes de que se pierdan totalmente. El estudio concluye que una de las razones principales de esta "recaída" se debe a que los usuarios ven la plataforma como algo habitual y adictivo, pero a la vez socialmente aceptado, por lo que sienten la necesidad de volver para estar al día permanentemente de lo que ocurre.

Además, el estudio también habla de que aquel colectivo al que no le preocupa o no es consciente de la seguridad ni de lo que su información personal puede llegar a significar para otros, ya que esta gente también suele volver a usar su perfil.

El estado de ánimo, sobre todo las depresiones o los momentos en los que se está emocionalmente más inestable o decaído, son un factor importante que también define la vuelta a la red social. Si un usuario busca la aprobación de los demás y/o necesita caerle bien la gente de su alrededor, también tendrá más posibilidades de regresar. Otros estudios, incluso, han indicado que, precisamente para ser feliz, hay que alejarse de la red social.

Cuando alguien vuelve a su cuenta de Facebook, esta persona suele hacer una buena limpieza, eliminando amigos o dejando de seguir ciertas páginas, y también tiende a reducir el tiempo que pasa en la plataforma.

El análisis también concluye que, si un usuario utiliza otro tipo de redes sociales como forma alternativa a Facebook, este tardará más en volver e, incluso, puede que no lo haga al poder contactar con sus amigos o familiares por otro lado y al tener más o menos la misma información que le interesa en otra vía diferente.