La cadena televisiva japonesa NHK informó que las páginas de varias entidades gubernamentales, grupos relacionados con la caza de ballenas y delfines, aeropuertos y hasta el sitio del primer ministro Shinzo Abe fueron el target de Anonymous, el grupo hacktivista.
Tanto Anonymous, que hackeó al menos 97 páginas, como grupos de defensa de animales protestan hace tiempo contra la caza indiscriminada de ballenas por parte de Japón. Si bien el país prohibió la comercialización de productos relacionados a las ballenas, varias compañías lo siguen haciendo con fines científicos.

Japón hace tiempo prohibió todo tipo de caza de ballenas, pero duró un año y volvió a permitirlo.