El actor armó su bolso y se embarcó en un avión hacia la provincia argentina para continuar con el rodaje del film de la polémica.

Tras el escándalo que generó su separación de Carolina Pampita Ardohain y su reciente vinculación con su compañera Eugenia China Suárez, Benjamín Vicuña le colocó un bozal legal a los medios para que no se hable de su vida privada.

Con valija en mano, el actor se mostró sonriente minutos antes de abordar un avión que lo llevaría a Mendoza, provincia donde continuarán las grabaciones de El hijo rojo, la película que protagoniza con la China y en cuyo set de filmación se desató el escándalo luego de que Pampita asegurara que había visto a ambos actores manteniendo relaciones sexuales en una motorhome.


Seguí leyendo más en RatingCero.com