Lionel Messi llegó este martes a Rosario para pasar la fiesta de Navidad junto a su familia, luego de haber conquistado el Mundial de Clubes en Japón al ganarle la final a River.
El capitán del Seleccionado argentino voló desde Japón hacia Barcelona y apenas una horas después abordó un avión hacia Buenos Aires, para luego dirigirse en vuelo privado hacia Rosario, su ciudad natal.

El rosarino, vestido con jeans gris y remera y zapatillas blancas, llegó por la mañana a Ezeiza, realizó los trámites en migraciones junto a su esposa Antonella Rocuzzo y sus hijos Thiago y Mateo y minutos después abordó un avión privado hasta el aeropuerto "Islas Malvinas".

Messi descansará en Rosario hasta el domingo 27, cuando viajará hacia Dubai para una entrega de premios. Tres días más tarde, el miércoles 30, enfrentará a Betis por la Liga española.

En su último partido del año y apenas dos días después de haber estado en reposo por un cólico renal que le impidió jugar en semifinales, Messi marcó el primer gol y fue una de las figura de Barcelona en la final de Mundial de Clubes ante River en Yokohama.

El crack argentino cerró el domingo un 2015 plagado de éxitos con el conjunto catalán, tras conquistar la Liga de España, la Champions League y el Mundial de Clubes, pero acumuló una nueva frustración con el seleccionado argentino, al perder la final de la Copa América a manos de Chile.