Mauro Szeta
Mauro Szeta
Pasó en Mar del Plata. El contexto, una casa donde se desarrollaba una prédica religiosa. En el lugar, tres adultos y cuatro nenes.
De repente, una detonación, un disparo, y una nena que apenas lloró. Mario Chavez, el dueño de la casa, encaró a Ricardo Aguirre, de 27 años y le dijo: ¿Qué hiciste?. "Nada", contestó el hombre sin ocultar que en una de sus manos portaba un arma calibre 38.
Entonces, Chávez arrebató el arma a Aguirre. Este, ni siquiera auxilió a la nena. Esa nena era Lucía, su hija de 5 años.
Pero la cosa no terminó ahí. Para escapar, el hombre se llevó como rehén a otra de sus hijas de 1 año y 10 meses.
Más tarde, la descartó desnuda en un descampado. La policía rescató a la beba a tiempo.
El acusado terminó detenido por la policía.
Luego se supo que tenía antecedentes penales y adicción a las drogas. Ahora lo espera una acusación que lo puede llevar de forma perpetua a la cárcel. Las armas las carga el diablo, y un padre imbécil, también.