Un hombre, de 58 años, sufrió una brutal paliza mientras conducía por una avenida de la ciudad de Puerto Iguazú, en Misiones. La agresión fue porque le tocó bocina a dos motociclistas que corrían una picana.

Juan Esteban, de 58 años, protagonizó una escena similar a la de la película Relatos Salvajes. Fue luego de que les tocara bocina a dos motociclistas, en la avenida República Argentina, que corrían picadas e impedían que varios automovilistas pudieran circular con normalidad.

Es que uno de los motociclistas se bajó de su moto, destrozó el vidrio del auto y comenzó a golpear a Esteban hasta sacarlo del vehículo.

La golpiza recién terminó cuando la esposa de Esteban logró correr, con un palo en la mano, al agresor, según el portal Misiones Online.

Después de la paliza, el conductor fue a la Policía para radicar la denuncia. El conductor contó que el motociclista “estaba totalmente sacado”.

Según testigos, los jóvenes iban jugando con las motos y ya habían intentado golpear a otros automovilistas.