Los trabajadores que acampaban pegados a la autopista, decidieron terminar con la medida. Gendarmería se retiró del lugar. Liberarían a los detenidos.

Los trabajadores de Rasic Hermanos, comercializadora de la marca Cresta Roja, aseguraron que en las primeras horas de mañana levantarán definitivamente el bloqueo que mantienen desde hace una semana de la autopista Ricchieri, en Ezeiza.

Lo decidieron luego de que se conociera un fallo judicial que decretó la quiebra de la empresa, y después de que se presente en el lugar la jueza para tomar declaración y "firmar" la liberación de los activistas detenidos durante los incidentes de esta mañana.

Los trabajadores resolvieron en asamblea, cerca de las 23, levantar el bloqueo de la Ricchieri, a metros del aeropuerto internacional de Ezeiza, donde hoy se enfrentaron con la Gendarmería.

Sin embargo, la finalización de la medida se efectivizará recién a las 7 de mañana, cuando la jueza que interviene en la causa tome declaración a los dos detenidos durante la represión de esta mañana y firme su liberación.

"Mañana a las 7 va a venir la jueza, que firme los papeles acá y ya lo levantamos (el corte). Y nos vamos a casa a descansar", afirmaron los delegados de la empresa, quienes esta tarde acercaron posiciones con el gobierno nacional durante una reunión en la cartera laboral, donde el ministro Jorge Triarca prometió cumplir con el fallo judicial que decretó la quiebra de la empresa avícola.

Los trabajadores que reclaman el pago de sueldos adeudados y no perder las fuentes de empleo, aceptaron la quiebra y reclamaron la liberación de los detenidos: "Vamos a ver si podemos sacar a los dos chicos detenidos; si los liberan, levantamos todo y nos vamos a casa", expresó el delegado Cristian Villalba al finalizar la asamblea a la vera de autovía, a metros del aeropuerto de Ezeiza.

En tanto, esta noche los efectivos de Gendarmería se retiraban del lugar en el que esta mañana reprimieron a los operarios con disparos de balas de goma y carros hidrantes.

El gremialista también calificó como "favorable" la resolución de la jueza Valeria Pérez Casado que decretó la quiebra de Rasic, que hoy fue analizada en una reunión con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien prometió cumplir con las disposiciones de la Justicia. Durante el encuentro, que se extendió por más de una hora, las partes acordaron el pago de una suma de 6 mil pesos por trabajador a partir de enero y la entrega de "bolsones para las fiestas", mientras se busca resolver el conflicto.

Para levantar el corte, los trabajadores aguardan que se efectivice la liberación de los dos detenidos durante los incidentes ocurridos esta mañana y después del mediodía cuando Gendarmería Nacional reprimió la protesta con disparos de balas de goma y carros hidrantes para desalojar la autopista, que según el gobierno se realizó en cumplimiento de una orden judicial.ð Los choques más graves se produjeron cuando grupos de trabajadores apostados a los costados de la autovía respondieron arrojando piedras, botellas y otros objetos contundentes contra las fuerzas de seguridad.

"Sufrimos una represión brutal. Tenemos entre 10 y 12 heridos y hay un compañero detenido", dijo a DyN Cristian Villalba, delegado de los trabajadores de Rasic.

Uno de los trabajadores se quitó la remera y mostró el torso con el impacto de más de diez balas de goma.

Al lugar se acercaron para solidarizarse con los trabajadores de Rasic dirigentes de izquierda y miembros de otras organizaciones, entre ellos el metrodelegado Claudio Dellecarbonara y la ex legisladora porteña Vilma Ripoll.

Villalba atribuyó los incidentes a la "provocación" de los efectivos de la fuerza de seguridad que, según dijo, "estaban con ganas de cagarnos a palos desde el miércoles", y también a "infiltrados de gente de la política que no tienen nada que ver con el trabajador de Rasic".

"Las negociaciones y los marcos de diálogo se están dando", sostuvo Villalba antes de dirigirse al ministerio de Trabajo para la reunión con Triaca, en la que dijo hubo resultados "medianamente convenientes".