Ocurrió en un local del barrio porteño de Colegiales. El hombre se enojó porque le pidieron a él y sus acompañantes que bajaran el tono de la voz.

En un reconocido restaurante de la Ciudad, un cliente estalló de furia y decidió romper todo lo que estaba a su alcance. Revoleó sillas, vasos y copas, como puede verse en un video.

Después del hecho la Policía persiguió al hombre que escapó y no pudo ser atrapado.

El video fue grabado por las cámaras de seguridad y generó revuelo en las redes sociales.

Cliente violento