Rescatistas encontraron a un joven con vida en del alud ocurrido en domingo pasado en China. El hombre que llevaba 67 horas enterrado recibió oxígeno y ayuda intravenosa hasta ser retirado de la zona del accidente.
Los equipos de salvamento que trabajan en la ciudad china de Shenzhen para intentar localizar los 76 desaparecidos en un alud de escombros ocurrido el domingo lograron rescatar a un joven de 19 años, 67 horas después del accidente, informó la agencia oficial Xinhua.

sobreviviente
El sobreviviente es un trabajador inmigrante llamado Tian Zeming, fue rescatado por la policía armada y fue ingresado de urgencia en el hospital del distrito de Guangming, donde ocurrió la tragedia.
Junto a Tian los mismos equipos recuperaron otra de las personas enterradas, aunque poco después la televisión estatal CCTV informó de que estaba muerta, por lo que son ya dos las víctimas mortales confirmadas en el alud, primero que ocurre en una zona urbana de China en décadas.
Los rescatistas retiraron la tierra más próxima a Tian con sus propias manos, mientras éste recibía oxígeno y ayuda intravenosa antes incluso de ser retirado de la zona del accidente.
Según la agencia Xinhua, Tian se encuentra estable y ha sido llevado a quirófano para que sus heridas sean limpiadas allí, según declaraciones del director del hospital donde es tratado, Wang Guangming.
El desprendimiento ocurrió el domingo 20 de diciembre en un parque industrial de Shenzhen, una de las ciudades más prósperas de China.
Aunque en un principio se atribuyó a causas naturales, posteriormente se ha denunciado que la zona era un vertedero de desechos de obras que había superado su capacidad hacía varios meses, lo que ha llevado a las autoridades a una investigación de todas las escombreras de Shenzhen.
Al menos 33 edificios, entre ellos varios dormitorios de empleados de las fábricas, quedaron enterrados por la masa de escombros, que ocupó unas 38 hectáreas.
Unos 4.000 efectivos y 190 excavadoras trabajan en las operaciones de rescate, en las que también se utilizan perros rastreadores.