El Presidente se encuentra procesado en la causa que investiga la red de espionaje ilegal montado en el seno del gobierno porteño. La causa ya fue elevada a juicio oral aunque sin Macri.
La defensa del presidente de la Nación, Mauricio Macri, pidió este miércoles nuevamente su sobreseimiento en la causa en la que aún está procesado por las supuestas escuchas ilegales a su cuñado y a un familiar de víctimas del atentado contra la AMIA.

Los abogados Ricardo Rosental y Alejandro Pérez Chada solicitaron el sobreseimiento ante el juez Sebastián Casanello, quien ayer fue ratificado al frente de la investigación del caso y quien ya está en condiciones de resolver.

Si bien el fiscal Jorge Di Lello pidió el sobreseimiento, los querellantes Sergio Burstein, familiar de víctimas del atentado a la AMIA; y Néstor Leonardo, ex cuñado de Macri, pidieron que el Presidente vaya a juicio oral y público.

Los abogados de Macri sostienen que la acusación de las querellas fue fragmentada y que no se tuvieron en cuenta el resultado de las últimas medidas de prueba ordenadas, como la declaración del ex ministro de Seguridad Guillermo Montenegro que dijo que Macri no había sido quien aconsejó a Jorge "Fino" Palacios, uno de los implicados, como titular de la Metropoitana.

Según el expediente, el teléfono de Leonardo fue intervenido de manera ilegal luego que Franco Macri contratara a una empresa estadounidense para espiarlo a raíz de su vínculo con Sandra Macri, la hermana fallecida de Mauricio, y ex mujer de Leonardo.

Néstor Leonardo considera que Mauricio Macri estaba al tanto de todas las escuchas.

La causa ya fue elevada a juicio sin Macri, y por ahora serán juzgados el ex espía Ciro James, el ex ministro de Educación Mariano Narodowski, el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios, su entonces segundo Osvaldo Chamorro; entre otros.