Los cuidadores se compadecieron de los pobres animales, que están preparados para vivir en el ártico pero hoy en día están encerrados en el sur de California, Estados Unidos.
Los cuidadores de los osos polares del Zoológico de San Diego, en el sur de California, Estados Unidos, se compadecieron de los pobres animales que sufrían por la falta de frío y les regalaron 26 toneladas de nieve para su hábitat.

Los osos polares Kalluk, Tatqiq and Chinook pudieron disfrutar de un invierno con nieve como si estuviesen en el ártico a pesar de que la temperatura promedio del invierno en California es de 15 o 20 grados.

Como un plus para su regalo, los osos recibieron grutas y verduras que habían sido esparcidas por la nieve, escondidas como si se tratase de presas para que ellos escarben como si estuviesen en su hábitat natural.

Osos polares retozan en la nieve